30 de October del 2015

Buenas noticias para todos.

El consumo per cápita en España cayó un 8,6% entre 2007 y el año 2014. Es un dato que arroja el Barómetro de Consumo Barclaycard-IESE. Ya hemos entrado en una fase de recuperación económica.

El Barómetro de Consumo Barclaycard-IESE, en el que se analiza cómo, con qué y en qué han gastado los españoles durante la crisis, señala que España está en fase de recuperación económica. El estudio describe que el año 2014 fue el primero en que el PIB español retornó a tasas de crecimiento positivas de forma consistente. “Los pronósticos privados más recientes apuntan hacia una tasa de crecimiento del 2,9% para el año actual”, subraya.

En general, el consumo per cápita en España cayó un 8,6% entre 2007 y 2014. Las comunidades donde más se resintió el consumo fueron Baleares (-16,5%), Canarias (-15,2%) y Murcia (-15%), frente a Extremadura (-0,4%), Aragón (-0,5%) y País Vasco (-1,1%), que es donde menos cayó.

En este período se observaron claramente dos fases. La primera fue la fuerte recesión del año 2009, “la cual se debió a la crisis financiera originada en los EE UU y que se expandió a nivel global”. La segunda fase fue específica a la Eurozona. “En mayo de 2010 ocurre el primer rescate de Grecia. Éste es seguido por los rescates de Irlanda, Portugal y Chipre. Debido a la incertidumbre en la Eurozona, España sufre restricciones crediticias que lastran el crecimiento. El peor año de esta segunda fase es 2012. A partir de 2013, la situación comienza a mejorar y, finalmente, el crecimiento se vuelve positivo en 2014”, detalla el Barómetro.

Desde el punto de vista regional, también se observan estas dos fases, aunque en diferente intensidad por CC AA. Según el citado estudio, la que más sufrió en el año 2009 fue la Comunidad Valenciana, con una caída del PIB regional de 5,6%. También se vieron perjudicadas diferencialmente en 2009 Baleares, Canarias, Murcia y La Rioja, que vieron caer su PIB regional en más del 4%. En 2012, el peor año de la segunda fase de la crisis, la comunidad más perjudicada fue Castilla-La Mancha, con una caída del PIB regional de 4,1%. En un grado menor se sitúan Aragón, Asturias, Castilla y León y Extremadura, todas ellas con caídas superiores al 3%.

“En 2014 y el comienzo de 2015, España y todas las CCAA experimentaron tasas de crecimiento positivas. Esto se debió, en gran medida, a la mejora de los datos de consumo de los hogares, que actuó dinamizando la economía. Con los datos de la contabilidad nacional es posible calcular qué parte del crecimiento del PIB se debe a la aportación del crecimiento del consumo”, informa el estudio.

Las razones que se encuentran detrás de la importancia del consumo para el crecimiento, añade el Barómetro de Consumo Barclaycard-IESE, son dos: “En primer lugar, al igual que en otros países desarrollados, en España el consumo representa cerca del 60% del PIB. En segundo lugar, el consumo se vio beneficiado por dos fenómenos relacionados, y que tienen su comienzo en el segundo semestre de 2013. Por un lado, la asistencia del BCE y el saneamiento del sistema financiero español permitieron una rebaja de los diferenciales de tipos de interés, cortando una espiral de restricción del crédito. Por otro lado, la mejora del mercado laboral, y el consiguiente aumento de ingresos laborales, favoreció principalmente al consumo, el cual se encontraba relegado en el ciclo de desapalancamiento anterior”.

A la vista de los últimos datos de coyuntura, los expertos que han elaborado este trabajo esperan que en el futuro próximo haya una sostenida recuperación del consumo y, por lo tanto, una continuada mejora del nivel de actividad. “La principal medida del optimismo del consumidor, el Índice de Confianza del Consumidor (ICC), se encuentra en máximos históricos. De hecho, desde que comenzó la crisis es la primera vez que supera el valor de 100. A su vez, tanto los datos de afiliaciones a la Seguridad Social como los del Paro Registrado, permiten ser optimistas con respecto al mercado laboral y, por lo tanto con el consumo de los hogares”, argumentan.